Conozcan la verdadera autoría de «El gigante Botafuegos»

Conozcan la verdadera autoría de "El gigante Botafuegos"

IAM/Redacción Se cree que es una leyenda de nuestra comarca, se ha usado como tal para justificar y dar repercusión al tradicional arrastre de latas que hacen los niños algecireños el cinco de enero para atraer a los Reyes Magos. Pero la realidad es otra «El gigante de Botafuegos» es una obra literaria escrita y registrada por Juan Ignacio Pérez, un profesor de Secundaria que hoy nos cuenta su indignación ante este curioso y, por qué no decirlo, desagradable hecho.

 

-Sabemos que estás indignado por el presunto uso indebido de tu obra, cuéntanos al respecto…   JP: Bueno, en realidad más que indignado estoy desilusionado porque se le está informando erróneamente a la gente de fuera acerca de la existencia de la leyenda de «El gigante Botafuegos». La verdad es que yo me inventé la historia en 1998 para dinamizar y relanzar el arrastre de latas que se había perdido en décadas anteriores.Con el alcalde de aquella época, acordé la creación de esta historia para realzar el interés por esta tradición popular que suelen celebrar los algecireños más jóvenes. Para este fin, se me ocurrió crear un personaje gigante al que los niños vencen haciendo ruido, de una manera cooperativa, no violenta y original sin salir de la realidad que a los mayores les afecta un poco este ruido. Con ayuda de un ilustrador, se generaron cerca de 4.000 ejemplares de la obra e incluso obsequiábamos a las personas este libro cuando había presentaciones en el Teatro Florida. -El arrastre de latas, ¿es una tradición popular o comercial?JP: En mi concepto, el arrastre de latas tiene un origen más que todo popular el cual era celebrado por los niños, quienes tomaban sus juguetes de hojalata y los terminaban de romper en la víspera de la celebración de los Reyes Magos para que así recibieran nuevos. La historia yo se la conté a mis hijos y alumnos y cada vez más pude apreciar la reacción positiva de las personas con el enfoque de esta historia. El libro «El gigante Botafuegos» inicia cuando un abuelo cuenta a unos pequeños una historia que él conocía desde niño. A lo que voy con esto es que todo de principio a fin ha sido inventado.-¿Cuál es el uso indebido que se está haciendo de tu obra?JP: El malestar que ha generado el tema ha sido porque en primer lugar, la web del ayuntamiento no me menciona para nada y habla precisamente de «El gigante Botafuegos», refiriéndose a una obra literaria.

Recuerdo que al año siguiente de haber publicado la obra, alguien del ayuntamiento hace la propuesta de sacar otra versión de mi historia, lo cual me ha dejado sorprendido y desilusionado a la vez pues no están reconociendo mi labor como escritor local. A lo que voy es que no se puede tomar algo que pertenece a alguien, “empujar a esa persona fuera de la escena” y decir que «El gigante Botafuegos» es una leyenda porque se está engañando a la gente de fuera en este aspecto. Incluso yo desde un principio registré la marca y los derechos de autor de la obra pero lastimosamente, la gente por desconocimiento ha creído que la historia que yo he inventado fue real.  -¿Qué ha sucedido con la obra de teatro de «El gigante Botafuegos»?JP: Los encargados de la obra de teatro “El gigante Botafuegos” son la excepción de toda esta polémica porque yo si les he dado mi autorización para reproducir la historia. Tengo entendido que se han basado en el texto original y personalmente he escrito los libretos un poco más extensos como una especie de musical. Una empresa de Algeciras, Omnium Lab, hace 4 o 5 años me pidió mi consentimiento para realizar una serie animada a lo cual les he dado mi aprobación. Con todo esto quiero aclarar que yo no me he negado nunca a que la gente utilice este tipo de recurso, lo que no me parece es que no me den los créditos por ser el autor intelectual de la obra y que la gente de fuera esté siendo engañada.-¿Quién sería el responsable?JP: En este momento no sé quién es el verdadero responsable pero si lo supiera lo llamaría para exigirle una explicación. Últimamente he escuchado a la actual Concejal de Educación hablar de la leyenda de «El gigante Botafuegos» pero no de mala manera sino por desconocimiento. Además, la Concejala de Ferias me ha dicho que me iba a denunciar porque supuestamente yo estaba vendiendo los libros, pero la realidad es que yo me he encargado de editar mis propios textos con mi dinero.  La verdad es que no quiero es que siga la polémica en torno a esta historia, por lo que me comunicaré con el alcalde de la ciudad para que de la página web quite «El gigante Botafuegos» o incluya mi nombre.Con todo esto quiero aclarar que si no se hubiera escrito esta historia, el arrastre de latas tal vez no hubiera recobrado ese valor cultural e interés en los algecireños.

 

La propiedad intelectual no puede trasgredirse. Escribir supone una ilusión y conlleva un gran esfuerzo para el autor. Las leyendas populares son leyendas, la creación artística es otra cosa…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *